El Aceite de Oliva Virgen Extra es excelente para la salud y nos puede ser muy útil tenerlo en casa, pudiendo solucionarnos algunos problemitas domésticos.

El Aceite de Oliva Virgen Extra nos aporta unos magníficos beneficios para la salud, debido a sus altos niveles de ácido oleico y antioxidante natural, imprescindibles para nuestro organismo.

Aceite de Oliva y Salud

 

Algunos beneficios del Aceite de Oliva:

- Al tener un alto contenido en vitaminas E, K es un combatiente natural frente al envejecimiento de la piel; las vitaminas E,K son un pilar en la industria cosmética para crear sus cremas hidratantes.

- Ayuda en la disminución de los niveles de azúcar en la sangre,  por lo que a las personas que padecen diabetes les ayuda a bajar la dosis de insulina.

Reduce el colesterol malo, por lo que es un magnífico aliado en la reducción del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y ataques de corazón, puesto que favorece la circulación arterial.

- Buen cicatrizante para quemaduras, además ayuda a calmar el dolor leve. Su alto contenido en antioxidantes  y vitamina E ayudan a evitar la infección y ayuda a la cicatrización.

Quita la pintura en la piel: aplicando con un paño un poco de Aceite, después de esperar unos segundos, pasas un trapo seco y la pintura sale naturalmente.

- Da brillo a los muebles de madera: poniendo un poco de Aceite en una gamuza y pasándola suavemente de adelante atrás. Además los protegerá de ralladuras y golpes.

- Suaviza las cremalleras de pantalones, bolsos, botas, etc.: poniendo una mínima cantidad, movemos el tirador suavemente hasta que los dientes vuelvan a correr suavemente.

- Quita chicles de la ropa o suelas de los zapatos mojando un paño en aceite; después de dejarlo sobre el chicle unos minutos, la goma ablandará y podremos retirarlo.

El Aceite de Oliva Virgen Extra posiblemente sea el ingrediente más importante en Nuestra Dieta Mediterránea. En los últimos años se esta tomado una mayor conciencia sobre los magníficos beneficios que aporta a la Salud. La sabiduría popular de nuestros abuelos decía así: en casa siempre hay que tener huevos, patatas y sobre todo aceite, lo mismo sirve para hacerse unos huevos con patatas como para encender la lumbre o el candil.